viernes, 17 de noviembre de 2017

El último baile de Sarra Manning

El último baile
Sarra Manning
Trad: Ana Momplet
Suma de Letras, 2017
Estación de King's Cross, 1943. Rose llega a Londres con la esperanza de cambiar su vida gris por el romance, el glamour y la música del Rainbow Corner, la famosa sala de baile de Piccadilly Circus adonde acuden los soldados americanos. Mientras las bombas caen, Rose perderá la cabeza por un piloto, y perderá todavía mucho más antes de que lo peor de la guerra haya acabado.
Las Vegas, en la actualidad. Una hermosa mujer vestida de novia entra en un bar y pide al primer hombre con el que se encuentra que se case con ella. Cuando Leo le pone el anillo a Jane, no puede ni imaginar que su nueva esposa no piensa detenerse ante nada para lograr lo que quiere.

Dos mujeres muy diferentes. Dos vidas muy diferentes. Cuando Jane y Rose se encuentren, ¿serán capaces de hacer las paces con los secretos que han estado a punto de destrozarlas?
Me gustan las novelas que están ambientadas en distintas épocas, un recurso muy usado últimamente por muchos autores. Lo más difícil en estas novelas es mantener el equilibrio entre las distintas historias. Siempre hay una que sobresale, que nos gusta más que la otra. Y en este caso al principio ha sido así, y la historia de Rose ha acaparado toda mi atención. Ese Londres en los años de la II Guerra Mundial, sus historias de amor fallidas, sus amigas... Y sobre todo Rainbow Corner, un sitio que no sabía ni que existía. Un sitio hecho para los soldados americanos, para que olviden durante unas horas las penurias de la guerra, un sitio que, entre tanta miseria, invita a la alegría, a la diversión. La ambientación está logradísima y nos resulta fácil trasladarnos a esa época y sentir como si estuviéramos ahí. Y el personaje de Rose es dueña absoluta de cada escena. Un personaje perfilado con mucho mimo, al que vemos crecer a pasos agigantados. Llega a Londres como una niña, que sólo busca en esta gran ciudad diversión y baile. Pero la guerra nos cambia a todos. Y la guerra hará madurar a Rose rápidamente. Y su visión idealista de la vida dará paso a otra más realista. 

En la actualidad tenemos a Jane, Leo y a la propia Rose. Rose, que se sigue adueñando de cada escena. Ya anciana, los años parecen haberle tratado bien. Rica, autoritaria, severa... Así se muestra ante Jane y ante su sobrino, Leo. Su sobrino favorito, pero algo pasó en el pasado que la relación entre ellos se rompió.  Y no vuelven Jane y Leo en su mejor momento. Y no solo por la mentira de su matrimonio. Es que ninguno de ellos tiene una vida ejemplar. Jane es una mujer codiciosa, capaz de todo por asegurar su futuro.  Y Rose es lista y se da cuenta de ello. Y Leo es un drogadicto, alcohólico... Pudo ser un artista. Pudo ser, pero lo arruinó todo. Y ahora parece que la vida parece darles una segunda oportunidad. ¿Serán capaces de aprovecharla? 

Y es que lo mejor de esta historia son sus personajes, tratados con absoluta naturalidad. Son tan reales, tan sinceros, con sus virtudes y con sus defectos. Personajes que van creciendo a lo  largo de la novela, que van cambiando, que se van desnudando poco a poco y a los que llegamos a conocer a la perfección. 

En definitiva, una novela que me ha sorprendido muy gratamente, por su ambientación, perfecta; por sus personajes, naturales y cercanos; y por la historia que hay detrás de todos ellos. No tiene un comienzo espectacular, pero es de esas novelas que se van creciendo página tras página, hasta que llega el momento que no puedes soltarla. 

PD: Si tenéis curiosidad por saber más de Rainbow Corner, os dejo este enlace, pero aviso que está en inglés. 

Fotos: http://www.americanairmuseum.com/sites/default/files/styles/large/public/media/media-7334.jpeg?itok=ZJDnkmU0

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Tarta de almendras con amor de Ángela Vallvey


Suma de letras, 2017
Fiona es una joven, huérfana de madre, que tiene «problemas» con la comida, no solo porque ella es la encargada de llevarla a casa y abastecer a su padre enfermo, sino porque la sección de precocinados ha sido su único salvavidas ante su prematura responsabilidad. Fiona tiene imaginación, pero también es realista, por eso la devora el temor a que los Servicios Sociales descubran la incapacidad de su padre y los separen. La comida basura es su manera de olvidar. No sabe cocinar porque tampoco sabe comer.
Pero Fiona sí sabe amar. O por lo menos lo intenta: ahí está Alberto, el chico del que lleva toda la vida enamorada, que acaba de volver a la ciudad. La pena es que ha empezado a salir con Lylla,la íntima «mejor enemiga»de Fiona.
Toda su vida parece truncada hasta que su tutora del colegio, la señorita Aurora, se empeña en invitarla a comer y le presenta a su tía Mirna, una cocinera a la antigua usanza, bastan...

No acerté con esta lectura. A su favor sí tengo que decir que la narración es muy fluida y se lee rápidamente. Y eso, aunque en  ningún momento llegué a entrar en la historia, a conectar con ella. ¿Por qué? Por sus personajes, principalmente. Me parecieron absolutamente planos, sin evolución alguna. Ni siquiera en la protagonista, que me parecía cada vez más niña de lo que realmente era. Otra razón son las continuas repeticiones. Y es que en cierto momento la historia parece no avanzar. La protagonista parece repetir una y otra vez las mismas situaciones, los mismos monólogos interiores, las mismas conversaciones... Y mucha autocompasión, prácticamente constante en casi todas las páginas. 

También me ha dado la sensación de que eran demasiados los problemas que tenía la protagonista. Demasiados frentes abiertos. Aunque a veces me daba la sensación de que los problemas se los creaba ella misma. Y luego la forma en que se ha ido resolviendo cada uno, casi como por arte de magia.

No, no he conseguido entrar en esta novela. Sí, tiene un mensaje muy bonito, pero, en mi opinión, se equivoca en las formas. Demasiado irreal todo.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Tu alma en la orilla de Ignacio Lloret



Tu alma en la orilla
Ignacio Lloret
Beta III Milenio, 2012
Tu alma en la orilla es la historia de una relación de pareja contada a lo largo de siete años por medio de una interesante mezcla de géneros: diario, reportaje, libro de viajes, relato de ficción.

Tu alma en la orilla nos lleva por distintas playas de distintos países para contarnos la historia de una pareja durante siete años. Cada capítulo transcurre en una playa distinta, en distintas estaciones, en distintos años. Y de forma pausada, serena, tranquila, vamos conociendo a esta pareja. Es él quien generalmente habla, quien narra. Quien comparte sus reflexiones, sus pensamientos, sus sentimientos hacia su pareja, que van cambiando a lo largo de los años. Pero a veces ella interrumpe y participa en esta narración, con sus conversaciones, aportando otro punto de vista, plasmando sus pensamientos y sus sentimientos también. Y poco a poco vamos viendo como esta relación, que surgió casi de forma imprevista, se va consolidando año tras año.

Nos encontramos con un libro que pide ser leído lentamente, saborearlo poco a poco. Me ha gustado esta forma de narrar del autor. Este encontrarnos con los personajes en distintas etapas de su vida y ver como van cambiando. Sus aspiraciones, sus preguntas, el camino que van escogiendo... Y todo narrado sin prisas, disfrutando de cada momento, disfrutando de la belleza de cada playa.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Patria de Fernando Aramburu

Patria
Fernando Aramburu
Tusquets, 2016 
El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.
Tengo que reconocer que me costó meterme en esta historia. Tardé un poco. Me despistaba entre tantos narradores, tantos personajes, tantas historias, tantos saltos en el tiempo... Pero poco a poco fui acostumbrándome a esta ida y venida de personajes, a este ir de una historia a otra, a viajar entre los recuerdos de unos y otros. Y poco a poco, empecé a entrar en la historia. Y poco a poco, la historia empezó a calar en mí.

Dos familias son las protagonistas de esta novela. Dos familias que eran amigas y que terminaron separadas por ETA. De ellas se sirve el autor para mostrar cómo ha marcado la presencia de esta banda terrorista en la vida de tanta gente en el País Vasco. Su virtud es que no se posiciona. Se limita a relatar cómo fueron los hechos. Así, nos muestra la vida de la familia de la víctima y la vida de la familia del supuesto asesino. Y en ambas hay dolor, resignación, miedo, ira, odio, impotencia... Pero no se regodea el autor en estos sentimientos. No cae en la exageración, en el dramatismo. Logra el perfecto equilibrio.

Los nueve personajes que van apareciendo en esta novela están todos perfectamente definidos. En la mayor parte de las ocasiones adoptan el papel de narrador, así que los conocemos de primera mano, sin intermediarios. Son ellos mismos quienes nos van contando su historia a través de sus recuerdos. Y así, poco a poco, van desnudándose ante nosotros. 

Patria es una novela que duele. Duele porque muestra una realidad que aún está muy reciente. Porque no puedes evitar pensar en todas esas familias destrozadas, en todas esas vidas que se han quedado en el camino, en todas las personas que aún siguen llorando...

martes, 7 de noviembre de 2017

Un susurro en la oscuridad de Louisa May Alcott


Un susurro en la oscuridad
Louisa May Alcott
Traductor: Óscar Mariscal
Hermida Editores, 2016

La publicación de Un susurro en la oscuridad, novela inédita en castellano de la autora de Mujercitas, Louisa May Alcott, descubrirá al lector español una nueva faceta suya. Enmarcada en el corpus de los thrillers góticos, sus motivos principales se inscriben en la vertiente más popular del género: la salvación personal a través del esfuerzo, la vida modesta y las dificultades en las relaciones amorosas.
En medio de una realidad desconcertante, producto de una relación amorosa con intereses enfrentados en la que intervienen varias personas, la protagonista se encuentra encerrada en una habitación bajo el control médico y mental de un doctor. Una sensación  de terror continua acompaña desde el comienzo de la trama al lector, y hace que pase las páginas frenéticamente en busca del incierto desenlace.
En Un susurro en la oscuridad Louisa May Alcott introdujo temas que resultaron especialmente novedosos en la literatura de su época, tales como el consumo de drogas, la locura y el control mental, y que, sin embargo, se alejan bastante de los habituales en su obra y también de su conocido estilo, normalmente luminoso y puro.

Un susurro en la oscuridad es un libro muy cortito y muy intenso. Un libro que va ganando en tensión por momentos lo que provoca que no podamos soltarlo hasta llegar al final. 

Con su comienzo, la autora parece que opta por contarnos otra historia romántica típica de la época. La protagonista, Sybil, es una joven huérfana que vive bajo el cuidado de de su tía y está destinada a casarse con su joven primo Guy. Su opinión no importa, como es habitual en estos tiempos. Hasta aquí nos movemos en los cauces habituales de este género. Pero cuando Sybil escucha, sin querer,  una conversación entre su primo y su tío, todo empieza a cambiar. Y empezamos a encontrarnos con una historia cada vez más oscura, más opresiva, más claustrofóbica. Al estar contada por la propia protagonista, no nos cuesta nada empatizar con ella y sentir su angustia, su confusión, su impotencia, su desesperación, su miedo... Y lo peor es no saber en quién puede confiar, quién le dice la verdad. Porque ni siquiera puede confiar en  su mente, por culpa de las drogas que le están dando sin que ella lo sepa.

Y no quiero contar mucho más, porque sería ya desvelar mucho de la trama. Sólo decir que si no la habéis leído, tenéis que hacerlo. Es una historia que engancha, con personajes muy bien perfilados, pese a la brevedad de la novela, y con una atmósfera tan asfixiante que nos va a costar trabajo respirar.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Y octubre se fue...

Toca hacer balance de octubre, un mes que se me ha pasado volando. No me puedo quejar de mis lecturas:



Este mes sólo he visto tres películas. Manchester frente al mar se me hizo lenta, muy lenta... Dreamgirls me gustó, pero desde luego hay mejores musicales. Y mi favorita de todas es Negación. Basada en la historia real de la historiadora Deborah Lipstad, quien tuvo que demostrar en los tribunales que el holocausto realmente ocurrió. No sabía nada de esta historia y me sorprendió mucho. 


En cuanto a series, ha sido también un buen mes. Terminé de ver Parenthood, una serie que me ha tenido totalmente enganchada. También he visto la primera temporada de Los Medici, que está bien, aunque tiene algunas cositas que no termina de gustarme. Pero veré la segunda temporada, si la hay. También he visto la miniserie Testigo de cargo. Me ha gustado mucho, aunque esta vez no había factor sorpresa, que de esta historia me acordaba bastante bien. Y por fin la séptima temporada de Juego de tronos. ¿De verdad hay que esperar tanto para la octava? 






Y para terminar, un poquito de jazz en esta ocasión. ¿Os gusta?


Pd: Aviso que estaré unos días ausente por las redes, que mi ordenador va a pasar por la UCI. Espero que se recupere prontito...

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Don Juan Tenorio


Este año he faltado a mi costumbre de leer Don Juan Tenorio en estas fechas.  Aunque a veces confieso que traiciono a Zorrilla  y leo El burlador de Sevilla de Tirso de Molina o el Don Juan de Molière. Y llevo ya tiempo pensando en leer Don Juan de Torrente Ballester, pero reconozco que me da su cosita. Algún año caerá.

 Pero bueno, como iba diciendo, he faltado a mi costumbre de reencontrarme con don Juan, y es que las obras que estoy haciendo en casa me tienen loca.  Y ahora que estoy aquí sentadita, más que leer la obra me apetece verla. ¿Os animáis y os sentáis conmigo? He traído castañas, nueces, almendras...


lunes, 30 de octubre de 2017

La chica de las fotos de Mayte Esteban

La chica de las fotos
Mayte Esteban,
Editorial Harlequín, 2015
Rocío, camarera de pisos de un hotel rural y escultora en sus ratos libres, vive al borde de un ataque de ansiedad: el día de su boda está a la vuelta de la esquina, faltan muchos detalles por concretar aún y su novio no ayuda. Para colmo, se encuentra con que tiene que trabajar horas extra en el hotel. Todo debe estar impecable para la llegada de Alberto Enríquez y Lucía Vega, la pareja de actores de cine más rutilante del momento. Cuando aparecen, a Rocío le ocurre algo que no logra entender. Es verdad que Alberto tiene un físico imponente y una mirada terriblemente sexy, pero lo que empieza a sentir es desconcertante e inoportuno, y por ello lo trata de manera fría, hasta brusca.
Alberto enseguida descubre que Rocío no es la típica muchacha encandilada por un famoso y justo eso es lo que llama su atención. Sin embargo, algo se le escapa: ¿por qué Rocío evita mirarlo a los ojos? Impaciente por descubrirlo, idea mil maneras de tropezar con la esquiva camarera. Con lo que no cuenta es con que la prensa sensacionalista es capaz de cualquier cosa con tal de lograr una exclusiva.

Otra novela de Mayte Esteban que se lee en un suspiro. No sé cómo lo hace, pero siempre lo consigue. Siempre logra que empiece sus novelas y que las acabe sin darme apenas cuenta.

Quizás por sus personajes, siempre tan naturales, tan sencillos, tan reales, que no cuesta nada creértelos, que te apetece hablar con ellos. Personajes con sus virtudes y sus defectos, porque aquí no hay personajes perfectos. Y por eso nos cuesta poco cogerles cariño, en especial, a Luisa y Víctor, dos personajes secundarios entrañables, que se hacen dueños de la escena cada vez que aparecen.

Quizás por sus diálogos, que son muchos, aportando así mucho ritmo y mucha frescura a la lectura. Diálogos naturales, espontáneos, a través de los cuales vamos conociendo mejor a cada personaje. Y una narrativa sencilla, pero cuidada al mismo tiempo, demostrando que no hace falta grandes adornos para escribir bien.

Y quizás, porque Mayte Esteban no se conforma con contarnos una comedia romántica, con sus habituales enredos y giros.  La autora aprovecha esta historia para realizar una acertada crítica a la prensa rosa, que puede tanto elevar a una persona a la cima como hundirla en la miseria. Que se inmiscuye en la vida de todos, sin importar las consecuencias, sin respetar la intimidad de las personas, aunque éstas sean totalmente ajenas a este mundo del cotilleo.  Aunque difundir rumores inciertos no es algo exclusivo de la prensa rosa. Y Mayte también advierte de ello, con su correspondiente crítica. 

En definitiva, una novela divertida y amena, que se lee en un ratito, con personajes con los que no cuesta encariñarse y con una historia romántica con la justa dosis de amor, comedia y crítica social.